Informe Comunidad 2 marzo 2017

Innovación

Informe Comunidad: ¿Qué es el co-living?

Las formas de vivir están cambiando. Las nuevas generaciones buscan alternativas a la tradicional convivencia en pareja o en familia. En ese contexto nace el co-living, una nueva tendencia en vivienda que se expande en cada vez más países.

El co-living es una novedad que todavía se está definiendo y tomando diferentes características en cada lugar pero que comparte una idea fundamental: a través de la organización del espacio se busca fomentar la interacción entre los que viven bajo un mismo techo. De esta manera, las unidades se achican pero se suman áreas comunes que permiten trabajar, comer o descansar compartiendo tiempo con otras personas.

El origen del co-living

Esta nueva forma de vivir nace en Sillicon Valley, California, un polo tecnológico que atrae a miles de programadores de todo el mundo. Muchos de ellos, cuando recién desembarcan en la ciudad alquilan una habitación en casas y comparten los espacios comunes tanto para trabajar como para convivir. En principio, el objetivo es ahorrar porque, en esta ciudad dominada por empresas que pagan altos salarios, el costo de vida es muy alto.

Usualmente, el que alquila la casa solo subalquila a programadores para formar así una comunidad con intereses afines. Esta convivencia obligada, muchas veces permitió que programadores de diferentes lenguajes intercambien conocimiento y puedan desarrollar nuevas aplicaciones.

El co-living hoy en el mundo

Actualmente el co-living toma diferentes formas alrededor del mundo. Basta con describir algunos ejemplos.

Una idea bastante cercana al original del Sillicon Valley es la propuesta de Housepreneurs en Berlín. Allí los residentes son seleccionados para convivir y trabajar durante un periodo de tiempo en un mismo departamento, con el objetivo de generar nuevas ideas y proyectos que surjan de las sinergias de esa estrecha convivencia. El que quiera aplicar debe llenar un formulario contando su experiencia como emprendedor para ser seleccionado. Durante la estadía contará con la asistencia de consultores que lo ayudarán a desarrollar su proyecto y también recibirá visitas de inversores locales e internacionales. La idea es que la convivencia genere un intercambio fructífero de nuevas ideas y la clave está en la selección de los huéspedes.

Por otra parte, en España se ofrecen opciones para los nómadas digitales, es decir, esos jóvenes que actualmente pueden trabajar desde cualquier lugar del mundo siempre que dispongan de  internet de alta velocidad. Esto tiene que ver con una tendencia actual a no vivir siempre en la misma ciudad sino mudarse y viajar sin dejar de trabajar. A esto se suma que muchas personas, sobre todo los free lancers y emprendedores, no pueden desconectarse totalmente del trabajo y prefieren lo que hoy se llama una workation, es decir unas vacaciones en las que se combina el ocio con el trabajo.

Sun&Co es la primera comunidad de co-living y co-working de la costa mediterránea. Ubicada en Javea, un típico pueblo playero, permite trabajar por la mañana y pasar la tarde en la playa. Lo que diferencia a estos espacios de un clásico hostel es que tienen oficinas compartidas e internet de alta velocidad gratuito para sus huéspedes. También ofrecen meet up, charlas, impresora, proyectores y todo lo que uno busca en una oficina. Una propuesta similar es la de Surf Office que pone el foco en organizar retiros de trabajo para empresas o start up que fortalecen el vínculo de equipo. La idea es que la convivencia en un lugar alejado de la ciudad favorece la concentración y la relajación para trabajar en nuevos proyectos. Tienen sucursales en Gran Canarias, Málaga, Barcelona, entre otras ciudades.   

En Nueva York, WeWork, la empresa dedicada al co-working mundialmente reconocida que ofrece oficinas amuebladas y compartidas de alquiler temporario, ya se ha expandido al co-living. “We Live es una nueva forma de vida basada en la comunidad, la flexibilidad y una creencia fundamental en que somos tan buenos como la gente que nos rodea”, dice la empresa en su web. Ofrece bares, cocinas comunales, terrazas, gimansios y jacuzzi, todo pensado para interactuar con otros.  El alquiler puede ser por día, semana, mes o año. Hay studios para vivir solo o habitaciones en departamentos. El precio incluye el uso del mobiliario, ropa de cama, cable premium, wifi y limpieza del departamento. Entre las ventajas no cobran comisión de alquiler ni piden un requisito muy común entre los locadores de Nueva York que es una prueba de ingresos. Además se ofrece un cronograma de actividades para la comunidad. Los studios para una persona se alquilan desde u$s3050 por mes y las habitaciones en departamentos compartidos arrancan en los u$s1900.

Una experiencia similar es la de Ollie desarrollada por los hermanos Christopher y Andrew Bledsoe. Los hermanos, formados en finanzas, estudiaron manuales de real estate y códigos de edificación. Se reunieron con más de 400 inversores hasta que recibieron el sí. Tuvieron la visión de desarrollar micro-departamentos con grandes áreas comunes y todos los servicios incluidos. Los muebles, además, son flexibles y se adaptan al espacio reducido. A mediados de 2015 construyeron el primer edificio y rápidamente vendieron las unidades. El primer edificio fue desarrollado por Simon Baron y el segundo por Monadnock Development. Actualmente tienen edificios en Nueva York, Pittsburgh, Los Ángeles y Nueva Jersey. 

Proyectos de co-living en Uruguay y Argentina

En Uruguay, ya hay un proyecto que sigue esta nueva filosofía desarrollado por Sinergia Cowork y la inmobiliaria ACSA. El edificio de cinco pisos, se ubicará en la Ciudad Vieja de Montevideo y tendrá 1.200 metros cuadrados en donde podrán vivir unas 30 personas. Son departamentos completamente amueblados de unos 35 m2, algunos con living y kitchenette. Los espacios comunes serán: una gran cocina con comedor, sala de cine, sala de reuniones y de trabajo, play room, un gran living central y gimnasio. Además, los inquilinos tendrán acceso a los eventos de la comunidad de Sinergia Cowork como afteroffice, cenas mensuales, talleres y fiestas. En cuanto a los precios, los alquileres irán de US$ 500 a US$ 700, según el tamaño del apartamento y si es compartido o no. Ese valor incluye servicio de agua, electricidad, Internet, TV por cable, limpieza y lavandería. Se estima que el desarrollo se termine en mayo de este año.

En la Argentina, la desarrolladora Taurus ha lanzado el proyecto Campus Suites II en Pilar. Se trata de un emprendimiento de condo-departamentos destinado a estudiantes de grado, posgrado, profesores u otros profesionales que necesiten un alquiler temporario. Lo que diferencia al proyecto es que busca fomentar el encuentro entre sus habitantes, ya sea para estudiar en grupo, trabajar colaborativamente o socializar en los amplios espacios comunes. La desarrolladora Taurus también tiene en carpeta otros dos proyectos de co-living para la Ciudad de Buenos Aires.

Como vemos, nada está definido en el territorio del co-living lo que abre una ventana de oportunidades para el desarrollo de alternativas de vivienda pensando en las nuevas generaciones y sus necesidades. Queda por ver si la tendencia también se asienta en nuestro país y de qué forma.

Foto: Prensa WeWork.

 

 

 



Te puede interesar