Real Estate Básico 16 diciembre 2016

Arquitectura

Pros y contras de vivir en un loft

Nacidos en la Ciudad de Nueva York en los años ´50, la estructura abierta de los lofts parece adaptarse a la vida actual en la que hogar y trabajo comparten un mismo espacio. En esta nota, analizamos algunos beneficios y desventajas de esta particular arquitectura.

Hace ya más de medio siglo muchos estudiantes y artistas de barrios como Soho, Tribeca y el Barrio Oeste de Nueva York comenzaron a instalarse en viejas fábricas en desuso. Era una opción económica en una de las ciudades más caras del mundo. Poco a poco estos amplios espacios sin divisiones fueron adaptados para usos comerciales, para galerías de arte y hasta para restaurantes.

Hoy en día ya se construyen edificios con unidades abiertas con todas las comodidades actuales pero manteniendo esa idea de apertura y flexibilidad que ofrece el loft. Sin embargo, estas características pueden ser ideales para algunas personas e insoportables para otras. Empecemos con los pros:

1) Luz y aire

No hay paredes que detengan la entrada del sol. Todo el departamento está lleno de luz que alegra los ambientes. No van a haber cuartos o cocinas oscuras como en los tradicionales departamentos sino que la luz y la ventilación se distribuye armónicamente en todo el espacio.

2) Flexibilidad

Al no haber paredes es fácil cambiar los muebles de lugar y cambiar los espacios en un abrir y cerrar de ojos. Aún si el edificio tiene lofts iguales es factible que cada dueño distribuya el espacio a su manera. Gracias a esta característica los loft pueden servir tanto para vivienda como para oficina.

3) Amplitud

Las paredes ocupan lugar y ponen divisiones que hacen que  el espacio se vea mucho más chico de lo que en realidad es. En los lofts existe una distancia visual que nos permite ver todo el espacio sin límites. Esto ayuda a dar una sensación de amplitud.

4) Sociabilidad

Son espacios ideales para personas que les gusta recibir amigos. Los livings son amplios y conectados con la cocina lo que permite que todos los invitados estén comunicados aun si están en diferentes ambientes.

Martín Fabiani, Gerente Comercial de Ayres Desarrollos, describe a los Lofts de Ayres en Pilar como una opción versátil, moderna, con diseño y apto profesional.  Fabiani ofrece más información sobre qué tipo de cliente compró estas unidades: “Los usuarios finales que se encuentran ocupando los Loft Ayres, son más bien solteros y/o parejas jóvenes, como así también estudios y oficinas de todo tipo con mucho diseño actual.”

Pero no todo es color de rosa. Existen características que pueden no ser adecuadas para todos:

1) Privacidad

Al no tener divisiones, los loft no permiten privacidad. Hay que tener esto en cuenta si tenemos familias con hijos.

2) Orden

Al poder ver todos los ambientes no se puede ocultar si hay desorden en cualquier esquina de la casa. Entonces queda la opción de mantener todo ordenado o que no nos importe tanto si se ve algo tirado. En cualquier caso, es un tema a tener en cuenta.

3) Ruidos y olores

Por lo mismo que venimos diciendo, no hay límites para los ruidos. Todo se escucha en todos lados. Por otra parte, los olores de la cocina también se pueden sentir en los otros ambientes.

4) Calefacción y refrigeración

Al no haber divisiones puede ser más difícil acondicionar los espacios tanto en el invierno como en el verano. Todo depende de la altura del techo, la superficie total y el sistema instalado.



Te puede interesar