Noticias 28 julio 2017

La desmaterialización genera nuevos espacios industriales

Los cambios en los modos de trabajo, aun en las empresas industriales, demandan menos espacio y más servicios, mayor funcionalidad y flexibilidad y acceso privilegiado a capital intelectual y a centros de tecnología compartida.

Dentro de un celular hoy se puede encontrar desde un meteorólogo, un cartógrafo y un agente de bolsa hasta un experto en viajes. Los procesos y las industrias se desmaterializan. Autos que se manejan solos, objetos que se envían e imprimen a distancia y viajes interestelares ya no son producto de la ciencia ficción sino parte de una realidad cada vez más cotidiana. Los avances tecnológicos generan transformaciones en los procesos industriales, que se hacen cada vez más limpios y eficientes.

La automatización, el outsourcing o la tercerización de servicios para optimizar capacidades y recursos y la conciencia de sustentabilidad empresaria originan una nueva demanda. Interpretando esta tendencia, FLEX desarrolló un producto inmobiliario único, que permite integrar oficinas, áreas de producción liviana, laboratorios y almacenamiento sin perder la impronta corporativa y la funcionalidad industrial que las empresas necesitan para hacer frente a los desafíos de matrices de producción sometidas a la innovación permanente.

 

Alta rentabilidad

Los dos Edificios FLEX tendrán 3.500 m2 cada uno y demandarán una inversión cercana a los 4 millones de dólares. El proyecto se fondeará a través de un fideicomiso al costo, donde los inversores pueden adherirse con una participación mínima de 50 mil dólares. 

FLEX brindará una rentabilidad anual superior a la que ofrece el mercado y un recupero del capital en 5 años, lo que lo convierte en una alternativa más atractiva que las inversiones comparables. 

Se trata de un producto ya probado. El primer edificio de este tipo opera exitosamente en el Parque Empresarial Austral, dentro del Campus de la Universidad Austral en Pilar, donde se construirán los nuevos espacios.  Dos millones de dólares demandó el desarrollo de FLEX I, que funciona con ocupación plena, habiendo atraído empresas de primer nivel.

La localización elegida no es aleatoria. Pilar es uno de los corredores industriales más importantes del país, con unas 400 empresas que generan el 20% de las exportaciones manufactureras de la provincia, muy próximo a rutas que conectan con el Mercosur y a puertos regionales, a metros de Panamericana y con rápida accesibilidad a CABA y aeropuertos.

FLEX ha reunido socios y un equipo de carácter internacional para su crecimiento en Argentina. El Campus de la Universidad Austral, único en su género es el Partner Estratégico elegido. El desarrollo inmobiliario y los servicios fiduciarios estarán a cargo de Taurus Investment Holdings, compañía global líder con fuerte presencia en Canadá, Estados Unidos, América Latina, Asia y Europa.

  

Producto con alta demanda.

“FLEX se basa en la combinación de un producto muy versátil, en una localización de primera clase, con infraestructura y servicios que demandan actualmente las empresas. Decidimos lanzar la segunda etapa porque durante el último año recibimos consultas de industrias de alto valor agregado que requerían superficies inferiores a 1.000 m2 y teníamos el primer edificio 100% ocupado, con empresas nacionales y multinacionales de primera línea”, sostuvo Cristian Leupold, Director de Inversiones de FLEX.

FLEX se caracteriza por su diseño moderno, con frente corporativo y contrafrente preparado para operaciones logísticas, accesos independientes a cada módulo, doble altura y plantas libres desde 250 m2, piso de hormigón de alta resistencia y ausencia de columnas intermedias. Estos espacios son ideales para empresas que necesitan integrar oficinas, laboratorios, áreas de producción liviana y almacenamiento en una misma localización, pudiendo operar 24 hs./365 días.

“La mayoría de los edificios industriales y flexibles que se han desarrollado bajo criterios de diseño moderno están pensados para superficies mayores a 2.000 m2. Si se trata de espacios más chicos, la oferta se canaliza a través de depósitos antiguos o reciclados, de difícil acceso, sin seguridad y con escasa infraestructura. FLEX es la mejor propuesta para aquellas empresas que buscan una solución integral para su radicación”, sostuvo María Luro, Directora Comercial de Parque Austral.

 

FLEX en números

  • USD 2 millones invertidos en FLEX I.
  • 100% de ocupación en FLEX I
  • USD 4 millones previstos para la segunda etapa.
  • 7.000 m2 a construirse
  • Rentabilidad Anual en USD tres veces superior a la media
  • 5 años para recupero de capital
  • 50 mil dólares de participación mínima
  • Socios estratégicos: Universidad Austral y Taurus
  • Más de 30 empresas resultarán beneficiadas.

 



Te puede interesar