Noticias 14 febrero 2018

Dólar Créditos hipotecarios Desarrolladores Mercado Inmobiliario Real Estate Construcción

Dólar, eje de todas las miradas

Tomadores de créditos hipotecarios, desarrolladores y constructores siguen día a día la evolución de la cotización de esta moneda extranjera. ¿Cómo impacta en el mercado inmobiliario?

La preocupación por la cotización del dólar es una constante de la sociedad argentina. Las experiencias económicas del pasado hacen que la población tiemble ante las subidas de esta moneda, si bien las repercusiones impactan de diverso modo según el tipo de público y sector del que se trate.

Con la escalada de las últimas semanas que superó la barrera de los 20 pesos, los tomadores de créditos encendieron las alarmas mientras que los desarrolladores y constructores inmobiliarios se mostraron aliviados por la mejora en el rendimiento de sus inversiones. Al respecto, Lucas De Salvo, supervisor senior del área Negocios Corporativos de la consultora Serinco, sostuvo que "un dólar mayor a 20 pesos es más que preocupante para la industria de la construcción y -más aún- para la demanda de consumidores finales hipotecarios. Con una inflación del orden del 25% y el dólar a 17 pesos, el mercado tuvo un crecimiento exponencial del crédito hipotecario, con lo cual en lugar de imaginar un escenario de inflación a la baja y un dólar estable, nos encontramos hoy con un cambio en la meta inflacionaria y un dólar que a un sector del empresariado le queda barato". Ante esto, prevé De Salvo, "cuanto más nos apartemos de un escenario de inflación del 15% y de cierta estabilidad en la paridad del dólar, más se alejarán las posibilidades de que el público vuelva a apostar al crédito hipotecario".

En cuanto a las repercusiones que el incremento en la cotización de la moneda extranjera genera entre los tomadores e interesados en los créditos hipotecarios, el entrevistado diferenció tres tipos de situaciones: "La persona que ya concretó el crédito es la que tiene quizás la menor preocupación, ya que escrituró y pagó a un precio cierto tanto la propiedad como los costos operativos de la venta (comisiones, escribanía, sellados, entre otros). Lo que tiene por delante es ver el incremento de su salario frente al escenario inflacionario". En otra instancia está la persona que se encuentra en el proceso de toma de crédito que "es claramente la más perjudicada" ya que el valor en dólares pactado al momento de la seña hace semanas atrás implica actualmente la necesidad de mayor cantidad de pesos para llegar a ese monto por lo que usualmente "esa diferencia es salvada por familiares o fondos propios".
Por último, aquella persona que está en la búsqueda de un crédito de este tipo "realmente se lleva todos los interrogantes. Está acorralado por un lado por todas estas cuestiones crediticias y variables económicas y por el otro, por la situación locativa, la cual se encuentra con contratos que se indexan entre 25 y 30% anual. El análisis es complejo y debe considerar el factor tiempo en la toma del crédito y pensarlo a largo plazo".
Según su mirada, "el mundo del desarrollo inmobiliario no está al alcance del comprador hipotecario" dado que, a pesar de la intención del mercado, aún "no hay un segmento de demanda de créditos hipotecarios para desarrollos". Dado ello el impacto en la construcción "está destinado el inversor tradicional, el cual tiene calculado e indexado esta variable en la estructura de contrato de construcción, generalmente atada a un índice de construcción por inflación".

Al profundizar sobre el impacto en los costos de la construcción, De Salvo señaló que si bien "no es una novedad que el país está dolarizado, nadie puede explicar la razón de que un metro cúbico de arena que se saca con mano de obra nacional, de los ríos ubicados a pocos kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, pueda ser impactado por la cotización del dólar".



Te puede interesar