Lado B 5 junio 2017

Casas prefabricadas contra el estrés

El gris, negro y blanco priman sobre los muebles y paredes. Estas viviendas, ideadas para 'plantarse' en medio de la naturaleza, tienen grandes ventanales en paredes y en techos que la conectan con el entorno. Espectacular casa de cristal fundida con la naturaleza en Las Rozas.

Las grandes ciudades copadas de gente, asfalto, vidas apresuradas y un ambiente muy contaminado pueden ocasionar a sus ciudadanos mucho estrés. A veces, es necesario descansar y desconectar de la manera más drástica. Y que mejor manera que en medio de la nada, pero rodeados de la inmensidad de la naturaleza. La empresa danesa Vipp ofrece la posibilidad de cargar las pilas rodeados de árboles, lagos y pequeños pájaros con sus nuevas casas prefabricadas, pensadas para ser situadas en medio de grandes espacios naturales como cuenta Dezeen.

Esta iniciativa hace referencia a pequeñas viviendas que sirven como "una estación de carga para la batería de los humanos", según Kasper Egelund, CEO de la empresa. Estas casas, de tan sólo 55 metros cuadrados, están siendo fabricadas en metal y su principal elemento, el cristal, permite estar en contacto directo con la naturaleza. El diseño de las mismas es muy sencillo. Consiste en un "caja rectangular" dividida en dos plantas, como muestran los creadores de esta casa, con ventanas que pueden abrirse situándonos en contacto directo con los sonidos de la naturaleza.

Estas casas prefabricadas, pensadas para ser situadas en medio de la naturaleza, se asientan sobre dos grandes pilares. En la planta principal se encuentran las estancias principales, una cocina, un comedor, un baño y una sala de estar con chimenea. Todas ellas con un diseño simple y en escala acromática. El gris, negro y blanco priman sobre los muebles y paredes para darle protagonismo a lo que rodea a la casa. Desde esta planta se pueden abrir los grandes ventanales correderos, descender el metro que separa el suelo de la vivienda o estar directamente en la naturaleza, aunque sentado cómodamente en el sofá observando todo lo que te rodea.

A través de una escalera de mano se accede a la planta superior donde se encuentra el dormitorio principal. Un techo de cristal preside esta estancia de paredes de hierro que permite ver de noche las estrellas, pero que con unas cortinas dejarán seguir descansando a pesar de la luz una vez amanezca.

Estas casas se construyen, por ahora, al norte de Copenhague (Dinamarca), tardándose unos seis meses en hacerse y de tres a cinco días en instalar en medio de la naturaleza. Con un coste de 580.000 euros que no incluye el transporte, según figura en la página web de la empresa, el bolsillo que pueda permitírselo podrá comprarse una casa completamente equipada lista para instalar en medio de la naturaleza.

"La naturaleza es omnipresente dentro" de este hogar, según la compañía. "La cáscara transparente" hecha de cristal hace que la gente se sienta en contacto directo con la naturaleza, aunque resguardados dentro de la vivienda por estos grandes ventanales, que podrán estar abiertos o cerrados en función de la preferencias de los usuarios.

Fran Sancehz Becerril para El Mundo, España. 24 MAYO 2017



Te puede interesar