Inversiones 13 octubre 2017

Lanzamientos Fondos de Inversión Créditos hipotecarios UVA Mercado Inmobiliario Real Estate Desarrolladores

Se lanzó el primer proyecto financiado por un fondo de inversión del blanqueo

Construirán un complejo de siete edificios en Caballito, una inversión total de u$s 50 millones. Lo desarrolla Casas Arg y los departamentos se podrán comprar con crédito hipotecario en UVA, financiando el 20% durante la obra. A su vez, adelantaron que están cerrando la compra de un predio en Villa Urquiza donde reciclarán un edificio existente para hacer viviendas.

Con una inversión comprometida de u$s 50 millones para edificar 40.000 m2, el Fondo Cerrado de Inversión (FCI) inmobiliaria Allaria Residencial Casas Arg I lanzó Prima Caballito, un proyecto que comprende siete edificios con áreas comunes enfocado a compradores de clase media que puedan adquirir unidades mediante créditos UVA.

El complejo se levantará en el barrio porteño de Caballito, en un predio de la ex fábrica de la empresa Bonafide, ubicado entre las calles Boyacá, Franklin, Gavilán y Neuquén, que el fondo compró por u$s 10 millones. Tendrá 360 unidades de departamentos de 1, 2, 3 y 4 ambientes que se comercializarán desde 82.000 UVA (aproximadamente u$s 95.000) con el aporte del 20% del monto total durante el período de obra y el 80% restante a partir de la posesión, pudiendo optar por créditos hipotecarios con cuotas desde 480 UVAs, que están disponibles en el mercado.

Este desarrollo inmobiliario se trata del primero en ser financiado por este FCI, que está integrado por Casas Arg, la empresa fundada por Tayron Capital para administrar inversiones en desarrollos inmobiliarios residenciales en el país; Allaria Fondos como administrador y el Banco de Valores como agente custodio, fondo que a su vez fue el primero en ser aprobado en el marco de la ley de blanqueo de capitales. El estudio a cargo del proyecto es Parysow Arquitectos.

 

Durante el lanzamiento del showroom -que cuenta con una unidad modelo de 3 ambientes- estuvieron presentes Sebastián Sommer, CEO de CasasARG; Néstor De Cesare y Juan Politi, presidente y vicepresidente de Allaria Ledesma, respectivamente; junto a Franco Moccia, ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires; e Iván Kerr, subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de La Nación y presidente de Procrear; así como Damián Tabakman, consultor inmobiliario y rector de la Escuela de Negocios de Real Estate. 

Entrevistado por CRE, Politi destacó que "para el mercado esto representa mostrar que es posible que el dinero recaudado por el mercado de capitales llegue de manera directa a la economía real para ofrecer una solución habitacional para los que hoy la necesitan, apoyados para la compra en el crédito hipotecario. Estamos dando oferta a un mercado que está creciendo fuerte".

En tanto, Sommer señaló que "hay un cambio de paradigma detrás de la UVA. Se terminan los fideicomisos al costo y la venta a inversores y lo que viene es la venta al que realmente usará los departamentos. Para eso ya estamos trabajando con varios bancos en financiar a los compradores desde el pozo".

 

Por su parte, el subsecretario Kerr elogió la propuesta y afirmó: "Queremos que exista oferta de desarrollos de vivienda destinados a atender la demanda del sector medio utilizando los distintos instrumentos que el Estado generó para estas cuestiones: en UVA y con ley de blanqueo de capitales destinados al público que cuenta hoy con acceso al crédito hipotecario. Creemos que ese es el lugar que debe tener el Estado, una política de subsidiar la demanda y que la oferta pueda encontrar también la oportunidad de negocios genuina para desarrollar vivienda. Queremos continuar con esta política de subsidios, haciendo llamados y estamos pensando en los próximos llamados incorporar seguros hipotecarios".

Sobre esto último, el funcionario contó que sirve para "lograr que los bancos presten más del monto de la vivienda y que bajen cada día a sectores de menores ingresos. Si desde el Estado les decimos a los bancos que -en el caso de que (el comprador) no pague- respondemos, estaremos llegando a mayor cantidad de dinero y que el crédito sea aún más accesible para el sector que más lo necesita".

FINANCIACIÓN

Respecto a la estructura financiera de Prima Caballito, el segundo de Allaria explicó: "Hay bancos públicos y privados que nos precalificaron como desarrollador y el Banco Central ya autorizó. Hoy no estamos necesitando crédito pero, si al fondo le faltara plata, pueden prestarnos. Es lo que se denomina crédito intermedio que, cuando llega el momento de la posesión de las unidades, en el boleto le dan crédito al comprador final pero uno como desarrollador queda atrapado porque el catastro está a nuestro nombre. Es decir, lo que está hipotecado es un bien que está a nombre del desarrollador y está metido el usuario final adentro por lo cual -hasta la escritura- los dos quedamos comprometidos y cuando se escritura los desarrolladores nos corremos del tema y sigue el comprador final. Los bancos necesitan no solo calificar al comprador sino también al desarrollador porque en el medio -entre la posesión y la escritura- hay un riesgo compartido".

Politi agregó que si bien "la inversión total es cercana a los u$s50 millones, el fondo (que tiene 30 millones) en ningún momento estará poniendo más de 12 ó 13 millones de dólares como máximo en este proyecto porque el dinero que ingrese por las preventas permitirá ir reciclando la inversión e incluso hacer nuevas inversiones del fondo en otro predio -en Villa Urquiza- que estamos comprando esta misma semana. Ya tenemos una reserva hecha. Estamos buscando metros cuadrados en Capital Federal que se puedan reciclar porque eso nos permite llegar más rápido al usuario final".

El proyecto contempla también 280 cocheras y locales comerciales, espacios compartidos entre todos los edificios -que tendrán un máximo de siete pisos de altura-, amenities, un gran parque central, piscina y área de coworking. La antigua planta se reconvertirá para ofrecer lofts, que serán las primeras unidades en ser entregadas (estiman que en 18 meses). En tanto, el segundo edificio (obra nueva) empezará en paralelo y estará concluido dentro 24 meses, mientras que los otros edificios se inaugurarían en tres años.

 



Te puede interesar