Entrevista 6 octubre 2017

Créditos hipotecarios Desarrolladores Mercado Inmobiliario

"Pasamos las 3.000 hipotecas por mes, hace un año dábamos 300"

Alejandro Henke, uno de los directores del Banco Nación, aportó datos de la cantidad de hipotecas entregadas y presentó la nueva línea de créditos para desarrolladores que lanzó esa entidad. Están logrando bajar los tiempos de otorgamiento, que actualmente promedia los 60 días.

El Banco Nación acaba de lanzar una nueva línea para desarrollistas, ¿de qué se trata?

El Banco ya tenía una línea (para desarrollistas) pero presentaba algunas limitaciones por lo que algunos no podían tomarla. Es un préstamo a seis años. Hay un primer tramo que tiene un período de 24 meses para construcción más 12 meses adicionales para vender lo que se construyó. Eso da 36 meses, que es la mitad de la línea. En ese primer período la tasa máxima es 17% -que es una muy buena tasa- y hay gracia de capital e interés. Es decir, el desarrollista no tiene que pagarle nada al banco hasta el final de ese primer período. Desde entonces y hasta el final, son seis años para la devolución de la plata.

¿Qué receptividad tuvieron?

Esta semana aprobamos los primeros tres (créditos para desarrolladores). En realidad no está pensado para que el desarrollista devuelva la plata sino que está ideado para que él mismo coloque una hipoteca del Banco Nación en el período de los 36 meses iniciales y así nosotros directamente le seguimos cobrando al que compra la vivienda. Por eso se denomina préstamo intermedio. Les damos un poquito de impulso a través del desarrollador pero en realidad lo que estamos buscando es que la persona que compra encuentre una nueva vivienda.

Hay un boom de demanda de créditos hipotecarios y esta entidad es una de las que más solicitudes recibe actualmente, ¿cómo es la situación? ¿Realmente se baten récords?

Estamos con una doble sensación. Por un lado, contentos ya que hay récords semana tras semana: pasamos las 3.000 hipotecas por mes, cuando hace solo un año dábamos 300. También tenemos más o menos 100.000 hipotecas dando vueltas en distintos estadíos, 25.000 ya buscando escribano. La demanda es altísima y supera cualquier expectativa. Pero, por otro lado, creemos que todavía nos falta un poco más, como por ejemplo que la gente en lugar de tener que esperar dos meses para cerrar todo el trámite, lo pueda hacer en menos tiempo.

Hay cada vez más demanda de créditos aunque todavía es muy bajo el índice de hipotecas en el total de las escrituras o en el PBI del país. Hay mucho por recorrer aún. ¿Cómo será el crecimiento futuro de la oferta de créditos hipotecarios? ¿El sector está preparado para afrontar una gran explosión constructiva?

Los bancos tienen dos tipos de hipoteca: las que son para compra de vivienda y las hipotecas que están respaldando préstamos comerciales o, a veces, individuos. Los que son para vivienda llegaron a un máximo de 3,6% del PBI en el año '99, obviamente la crisis de la pesificación asimétrica hizo que bajara a 0%, después llegó a 1,1% en el 2008 y a partir de ahí siguió decayendo. Al  final del día, la inflación es la que mata al préstamo a largo plazo. Hoy estamos debajo del 0,5% así que lo que hay para crecer es infinito.  

Desde la Secretaría de Vivienda midieron un déficit de más o menos 3.500.000 viviendas, más los cientos de miles que se suman todos los años, por lo que hay vivienda para construir y financiar. Los últimos 20 años no hubo préstamos inmobiliarios entonces solo podía entrar la gente que hacía un fideicomiso, clase media para arriba. Pero, actualmente todas las viviendas que hay salen caro, la que hace cuatro meses valía $ 1.400.000 pasó a $2.200.000, con lo cual no entra en Procrear, por ejemplo.

 

Fuente: Resumen de la entrevista realizada en el programa Real Estate de FM Milenium.

 



Te puede interesar