Entrevista 7 marzo 2018

Economía Mercado Inmobiliario Real Estate Inflación Dólar

"La prioridad de Cambiemos es la reelección, no controlar la inflación"

El economista Guillermo Nielsen, ex secretario de Finanzas de la Argentina durante el crítico período entre 2002 y 2005, analizó el estado de la Economía y su impacto en el sector inmobiliario.

¿Cómo es su interpretación de la situación económica actual? ¿Hacia dónde va la Argentina?

Lo que estamos viviendo con el crédito hipotecario es en realidad la punta de un iceberg porque la Argentina tiene un déficit muy grande de vivienda propia desde hace muchos años. Entonces, cuando se da la posibilidad de acceder al crédito hipotecario, inmediatamente se dispara y los volúmenes pasan a ser muy importantes, como en el momento actual.

No obstante, para que esto no sea un tema simplemente gestado al calor de lo electoral, lo importante es que la economía tenga estabilidad. Sin ella, no hay crédito hipotecario y todo el crecimiento espectacular que hay resulta bastante artificial en esta coyuntura. Esto es importante que se sepa porque a la vez da una idea de la magnitud de este negocio.

Argentina no tiene estabilidad. El año pasado cerramos con una inflación del 24% y, al menos, el primer trimestre será muy malo desde el punto de vista inflacionario. Pero no se ve que se esté tomando la lucha contra la inflación con la seriedad del caso.

¿Ve posible cumplir las metas inflacionarias anunciadas por el Gobierno para este año?

No soy totalmente negativo. El año recién comienza entonces si se hacen las cosas bien es probable que se logre un nivel de inflación mucho más bajo, menos de 1% por mes en el segundo semestre. No es inalcanzable pero todavía no tenemos muy claro cómo van a jugar varias cosas, como por ejemplo la cotización del dólar. Además, la inflación se retroalimenta con el dólar entonces se da la situación de tener la frazada corta.

¿Qué debería hacer el Gobierno para bajar la inflación?

Es muy simple la respuesta. La inflación en estos momentos está en menos de media docena de países del mundo. ¿Cómo se la combate en el resto del mundo? Con presupuestos equilibrados donde el déficit fiscal sea muy chico y la monetización del déficits pueda ser manejable desde la política monetaria del Banco Central. Acá, concretamente, hay que bajar el déficit fiscal, cosa que al Gobierno de Cambiemos le cuesta muchísimo.

¿Al Gobierno le cuesta porque no puede, no sabe o porque la coyuntura del país no se lo permite?

Hay una mezcla de razones. Creo que realmente la prioridad de Cambiemos en este momento es la reelección, no el control de la inflación. Pero, en general, lo económico pesa en las elecciones entonces es una disyuntiva muy difícil.

Además, tienen una concepción muy antigua de la Economía. Ésta es una de mis grandes decepciones. Esperaba una mirada mucho más moderna de la Economía, creía que a esta altura la inflación ya iba a estar derrotada y que sectores como el de la Construcción y el crédito hipotecario iban a volar y estar al triple (del volumen actual).

Creo que el Gobierno no tiene una hoja de ruta demasiado clara y eso lo estamos pagando con menor crecimiento. Este será un año de muy bajo crecimiento, estimo que menos del 2.5%. Ello dependerá en parte de la profundidad de la ruptura de la cadena de pagos del sector agropecuario, que comenzará dentro de dos meses cuando se vean los resultados de la cosecha gruesa que no serán para nada satisfactorios. Serán entre 10 y 15 millones de toneladas menos de granos, aunque los precios internacionales algo compensan.

Volviendo al mercado inmobiliario, si bien es necesario controlar la inflación para que el crédito hipotecario funcione, la actividad de la construcción está en alza y hay más demanda de insumos. ¿Cómo lo ve?

Viene bien porque hubo una demanda muy fuerte del sector de la obra pública pero también hay mucha obra privada (de desarrolladores) que se largaron a construir y se subieron a la ola del crédito hipotecario. Ojalá que todo esto se pueda controlar más o menos ordenadamente y que en el segundo semestre baje en forma importante la inflación, lo que podría revivir la demanda privada.

Si esto se logra el Gobierno se anota puntos importantes para la reelección...

Por supuesto.

 



Te puede interesar