Comunidad Real Estate - "La macro estará un poquito mejor pero no involucrará a todos"

Entrevista 26 junio 2018

Economía Dólar Créditos Inflación Mercado Inmobiliario Real Estate

"La macro estará un poquito mejor pero no involucrará a todos"

Claudio Zuchovicki, secretario General de la Federación Iberoamericana de Bolsas y gerente de Desarrollo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, analizó la actualidad económica de la Argentina y del sector en particular.

¿Cómo es su mirada sobre el mercado actual?

Viene un año bastante selectivo. Es y será difícil generalizar.

¿Vale la pena tomar un crédito hipotecario o conviene esperar?

Creo que sí. La inflación irá bajando y la Argentina crecerá -poquito pero lo hará- por lo que vale la pena arriesgarse, dado el valor de la propiedad hoy y el que puede llegar a alcanzar.

Pero esto es muy selectivo. Hay mucha gente a la que le costará más ya que no a todos les está yendo de la misma manera. La industria del real estate está bastante mejor que lo que estaba los últimos cinco o seis años pero hay otras industrias, como la textil o la química, que la está pasando mal. La macro en términos generales estará un poquito mejor pero eso no involucrará a todos.

¿Recomienda tomar créditos aunque subió el valor de la UVA y a pesar de los vaivenes de los últimos meses con el valor del dólar?

La demora de los bancos, entre el momento de aprobación de los créditos y la entrega real del dinero, jugó en contra (del comprador). Como con la cantidad de pesos otorgados se compraban menos dólares y las propiedades además aumentaron, financieramente alcanzó para menos pero con ese crédito se está comprando una propiedad que no se desvalorizó sino que, por el contrario, vale más que antes. Desde ese punto de vista, la tasa de interés que se paga no perderá valor respecto a la propiedad. En el momento que vive la Argentina, hay más para ganar que para perder.

¿El valor del dólar tocó su techo? ¿Hay que comprar dólares o no?

Hasta ahora está jugando el libre mercado y esta última suba no le vino mal al Gobierno. Quizá preocupa la volatilidad o la velocidad a la que aumentó pero no su valor. En el último mes el dólar subió 14%, es como que recuperó el terreno perdido contra la inflación y el resto de las variables. Seguirá un poquito más relajado y quizá el tipo de cambio suba más parecido a la inflación que lo vivido durante los últimos dos años.

¿Es posible cumplir la meta de crecimiento de 3.5% que plantea el Gobierno para este año?

Sí. Hay sectores que están creciendo al 16 ó 17%, como los proveedores de las industrias automotrices y de la construcción. Además, Brasil se está levantando y eso le viene bien a la Argentina. Pero habrá también otros sectores que decrecerán al 14%. Entonces, el resultado será el promedio. Todo depende del sector en el que se esté. Yo estoy moderadamente optimista, no entusiasmado.

¿Le está costando más al Gobierno controlar la situación que lo que preveía?

Supongo que hacen lo mejor que pueden con lo que tienen. La Argentina tiene una manta corta y no se tomaron las medidas que hay que tomar cuando se tiene un déficit fiscal enorme. Cada transformación de fondo lleva mucho tiempo y el gradualismo no lo eligieron como un modelo, es lo que les queda porque en muchos casos no pudieron hacer shocks.

Desde ese punto de vista, la Argentina tiene problemas estructurales importantes por resolver y no alcanzará a resolverlos con un solo Gobierno ni sólo con el Gobierno, hay que ver si como sociedad estamos dispuestos a hacer los cambios necesarios. Con el régimen previsional, laboral e impositivo actual es muy difícil ser sustentable y por eso se están planteando reformas.

PANORAMA SECTORIAL

A la Construcción le está yendo mejor. La venta de insumos sube y el precio de las propiedades usadas aumentó entre 12 y 15% en dólares pero el desarrollador mejoró su rentabilidad recién con el último salto del dólar. ¿Cómo ve al sector?

Gran parte de la movilidad del usado pasó por el crédito, agregando una demanda nueva que antes no había y lo valorizó. Pero faltó complementar al desarrollador que -para mí- es mucho mejor para la Economía porque para producir algo nuevo se compra cemento, ladrillos y se toman obreros. Creo que ahora sí empezará a haber créditos en términos de desarrollador y la Economía se dinamizará mucho más.

A su vez, a partir del blanqueo -impulso que fue bastante relevante en la industria inmobiliaria- la economía es mucho más blanca y mucha gente empieza a querer vivir a la altura de su patrimonio. Se transparentó y quizá por eso en el sector premium hubo bastante más movimiento.

¿El crédito hipotecario llegó a la gente que realmente lo necesita?

Vamos de a poco. El sistema bancario va a cambiar porque los bancos vivían fácil: cobraban de la cuenta sueldos y colocaban en Lebacs. ¿Para qué iban a arriesgarse con créditos hipotecarios? Hasta ahora hubo un impulso de los bancos públicos y algunos privados pero empieza a existir un incentivo a prestar a mediano y largo plazo.

Hay incertidumbre de garantes y somos un país con una inflación enorme pero si se logra estabilizar y mejorar las variables, con el paso del tiempo un joven de 25 a 30 años no tendrá tanto miedo y habrá más créditos de ese tipo. En el ciclo anterior, el impulso inmobiliario se dio por inversores más que por consumidores finales. Ahora se aportará el comprador genuino, que es el destinatario final.

¿La inflación del 15% prevista para este año es posible de alcanzar?

Sí, será de dos puntos más o dos menos, dependerá mucho del arreglo de paritarias. La Argentina necesita más inversión para poder bajar ampliamente los números y esto es casi un círculo vicioso y virtuoso porque para que haya inversión en serio hay que controlar las variables. La tendencia inflacionaria creo que empieza a ser un poquito más controlable y seguirá por la senda correcta.

¿El mercado inmobiliario podrá competir para recuperar inversores que se inclinaron por acciones y Lebacs el último tiempo?

En una secuencia de muy largo plazo, siempre lo primero que arranca es el mercado financiero porque es mucho más fácil comprar una acción, dólares o bonos que desarrollar un proyecto inmobiliario. Hace un año y medio un bono en dólares en Argentina rendía 8% anual pero hoy está más cerca del 4%, lo que alienta que el inversor prefiera la economía real. El mercado ya alcanzó un nivel de precios y tasas de interés con un rendimiento lo suficientemente bajo como para arriesgarse a la economía real, que es lo que despierta más la industria. Me parece que el mercado anticipó que viene una economía real mejor y desde ese punto de vista soy bastante optimista.

 

Fuente: Resumen de la entrevista realizada en el programa Real Estate de FM Milenium.

 



Te puede interesar