Entrevista 11 julio 2017

Créditos hipotecarios Desarrolladores Bancos

Créditos: "En 2018 se acelerará el crecimiento"

Marcelo Poncini, gerente de Créditos del Banco Galicia, contó que esa entidad pasó de colocar 40 préstamos hipotecarios en febrero a cerca de 200 en junio y los cambios internos que este incremento les demandó. Además, confirmó que tienen varios proyectos en análisis para financiar a desarrolladores.

Los créditos hipotecarios se están reactivando y el Banco Galicia ha salido fuerte al mercado. ¿Qué tipo de líneas tienen para ofrecer?

Como creemos que la actividad inmobiliaria es muy importante y que es una actividad multiplicadora en la economía, salimos primero con los créditos intermedios a desarrolladores inmobiliarios para terminar luego en los créditos finales a los compradores de la vivienda. Hoy tenemos una demanda muy importante y venimos creciendo a tasas exponenciales.

¿Cómo es la evolución que tuvieron en el otorgamiento de créditos a los compradores finales?

Si comparamos los últimos meses, febrero y marzo estábamos colocando a razón de 40 ó 50 préstamos finales por mes, en mayor colocamos 140 y en junio -que acaba de terminar- todavía no tengo los números finos pero estaremos cerca de los 200 préstamos. O sea, viene creciendo muy sostenido y a tasas muy importantes. Si bien no me animaría a decir en qué número se va a estabilizar pero mes a mes parece que se multiplica por 1.5 respecto al mes anterior. Venimos muy fuerte en la colocación de los préstamos finales para los compradores de viviendas.

¿Y cómo avanzan con los créditos para desarrolladores?

Acabamos de terminar de fijar la política (de préstamos) hace unos meses y estamos empezando a analizar los primeros desarrollos. En general, son proyectos grandes, en la Ciudad de Buenos Aires y en capitales del Interior.

¿Cómo hizo el banco para reestructurar su departamento interno de créditos?

Fue bastante doloroso pero, no solo en la organización del banco, sino en general en todos los que intervienen ya sea en los préstamos intermedios o finales. La estructura de tasadores, escribanos e inmobiliarias estaba bastante adormecida. Para decirlo en palabras sencillas, salimos corriendo como los bomberos para rearmar estructuras y escribir políticas. Al ser una organización grande, el Banco Galicia tiene mucha gente y profesionales que habían estado en la década del '90 (cuando había mucho crédito hipotecario) con lo cual tuvimos que desempolvar manuales y restablecer equipos. Igual, creemos que todavía falta un poquito más para que el flujo de información y el proceso esté completamente aceitado, no solo lo del banco sino también con los otros jugadores, como ser tasadores, los Registros de la Propiedad, escribanos y demás. Pero estamos mucho mejor que hace dos meses y en dos meses estaremos mucho mejor que ahora.

De acuerdo a su experiencia en créditos, ¿cuándo cree que esto realmente explotará? ¿Cuándo la gente saldrá a demandar fuertemente?

Hay experiencias cercanas -como la de Chile- que marcan cómo fue el proceso allí. Mientras los índices de inflación estaban en dos dígitos el crédito hipotecario se empieza a mover pero de manera tenue porque el comprador final tiene muchas dudas. Pero, cuando las tasas de inflación empiezan a llegar a un dígito, empieza a desarrollarse de manera muy acelerada. Eso pasó allá.

Pero, mi opinión sobre lo que pasará en Argentina, evaluando lo que viene sucediendo estos meses y cómo va descendiendo la tasa de inflación, creo que a fin de este año y sino -para no ser demasiado jugados- en el primer trimestre de 2018 vamos a empezar a tener picos importantes de actividad y comenzará a acelerarse. Creo que en ese momento empezaremos a ver realmente números importantes de demanda de créditos y colocaciones de los distintos bancos en este sector porque tienen también muchísimo recorrido ya que salimos de un nivel cercano a cero. Es un proceso pero -sinceramente- creo que se crecerá más rápido de lo que esperamos.

¿Cómo?

Argentina tiene una colocación de 0,3% del PBI en créditos hipotecarios pero este indicador en cualquier país en vías de desarrollo como Chile es 6%, Brasil es 5% y 6% en Uruguay. Con lo cual, tendríamos que multiplicar a Argentina más de 20 veces para llegar a valores parecidos a lo de estos países vecinos. Esto es un proceso, que se acelerará mucho y creo que será muy bueno para el consumidor final y para la economía argentina en general.

¿Toda la cadena de valor del crédito está preparada para este proceso o todavía faltan más ajustes?

Falta de todo. Falta oferta, que los desarrolladores salgan de las zonas calientes ABC1 para correrse en la Capital Federal, empezar a ver el Gran Buenos Aires y atender a las ciudades del Interior con oferta que todavía no hay, los Registros de la Propiedad tienen que empezar a trabajar de manera más acelerada para dar los finales de obra y se pueda registrar, todo el proceso tiene que ir aceitándose mucho más e ir mejorando.

Pero, soy muy optimista. A medida que los motores se vayan calentando, todo se irá ajustando. Hay una mirada del Gobierno también muy pro a esto y los privados -ya sean los bancos como los desarrolladores- estamos todos muy ansiosos de que esto siga así, que se vayan ordenando y coordinando los distintos jugadores para que el mercado esté en condiciones de ofrecer lo que el demandante seguramente va a demandar.

Durante las reuniones que ha mantenido con desarrolladores ¿vio cosas interesantes?

Sí, empecé a ver algunos desarrollos en zonas aledañas a la Capital Federal con valores bastante más bajos a los que uno está acostumbrado a ver en las zonas calientes. Eso me llena de optimismo porque creo que ahí están apuntando al sector de clase media y media baja que es el que tiene el faltante de vivienda. Parecería que empieza a haber algunos desarrolladores que empiezan a ofrecerle a ese mercado.

 

Fuente: Resumen de la entrevista realizada en el programa Real Estate de FM Milenium.

 



Te puede interesar