Blogueros Marcelo Satulovsky 4 noviembre 2016

Hacia una Nueva Agenda Inmobiliaria (I)

“Por primera vez en la historia, más de la mitad de la humanidad vive en zonas urbanas. En 2050 esa proporción será casi del 70%: la población urbana por sí sola será mayor a toda la población de hoy, planteando grandes desafíos en vivienda, infraestructura, equipamiento, etc”

Estas consideraciones, del documento base para la Conferencia Hábitat III de las Naciones Unidas (ONU) dan marco a la Nueva Agenda Urbana, que guiará la labor global de las próximas dos décadas en materia de Vivienda y Desarrollo Urbano hacia tres objetivos: luchar contra la pobreza, lograr una prosperidad urbana inclusiva y sostenible, y fomentar ciudades ecológicas y resilientes.

“La urbanización no es sólo un resultado del desarrollo, sino un factor clave para alcanzarlo”. Sin embargo, señala ONU-Hábitat, para ello “es preciso un cambio de los paradigmas con que las ciudades son planificadas, desarrolladas y gestionadas. Las decisiones de hoy determinarán nuestro futuro común: la batalla por el desarrollo se ganará o perderá en las ciudades”.

De lo general a lo particular

Desde una mirada integral, la actividad urbana-inmobiliaria es la cadena de valor responsable de articular las relaciones sociales orientadas a la producción y gestión de la ciudad y sus espacios (arquitectos, desarrolladores, inmobiliarios, constructores, etc.).

Ahora bien, si los gobiernos, organizaciones sociales e instituciones del mundo entero están adoptando un conjunto renovado de lineamientos en torno a la vivienda, la ciudad y su desarrollo, la actividad no puede estar ajena. Por el contrario, nos cabe como sector la oportunidad -y la responsabilidad- de repensarnos para asumir nuestro rol en el desafío global.

La mecánica de estas “Agendas” busca definir pautas para la labor de los actores individuales en base a criterios y prioridades compartidos. En paralelo pues a la Nueva Agenda Urbana; atentos a nuestra realidad pero con la mirada más allá de la coyuntura, quizás sea el momento de consensuar también una #NuevaAgendaInmobiliaria.

Abriendo el juego entonces, junto a la invitación a darnos ese debate dejamos algunas primeras notas, señalando ciertos puntos que entre todos -orientados a la acción, e interpelados por la Nueva Agenda Urbana como por el nuevo Código Civil- sería bueno estar ya repensando.

Visión

La ciudad es una construcción compartida. En tal sentido, proponemos alinear criterios y objetivos con el conjunto de los actores sociales e institucionales, haciendo propia la Visión de ONU-Hábitat para orientarnos a producir y gestionar ciudades (y espacios) que:

- Ponen a la gente en el centro, y brindan calidad de vida más allá del suministro de servicios

- Son inclusivas, ofrecen a todos los mismos derechos y oportunidades; priorizan la participación y la diversidad, generan apropiación y pertenencia, y empoderan a las mujeres.

- Son ecológicas y resilientes; priorizan el interés público, la función social y ambiental del suelo, y promueven el derecho a una vivienda adecuada para todos.

- Crecen con base en la economía local, promueven la movilidad económica, y transforman la economía urbana creando valor agregado y productividad.

- Promueven la gestión intersectorial de los recursos y la cooperación entre ciudades.

Criterios

Proponemos construir en conjunto una Nueva Agenda Inmobiliaria que parta de asumir como criterios generales:

- Las ciudades como el ámbito donde se juega la posibilidad común del desarrollo, y el Derecho a la Ciudad como concepto central.

- La actividad urbana-inmobiliaria como la cadena de valor que articula las relaciones sociales orientadas a la producción y gestión de los espacios;  su rol así en la gestión cotidiana del hábitat, y su responsabilidad social como agente en los procesos del desarrollo.

- La necesidad de un cambio de paradigmas sobre los cuales operamos, y el compromiso de impulsar proyectos y dinámicas urbanas, estructuras financieras y modelos de negocios diversos e innovadores, inclusivos y sustentables. 

Ante un marco global de criterios renovados, es momento de pensar juntos una Nueva Agenda Inmobiliaria para los tiempos que vienen. A través de sucesivas notas, iremos sumando algunas propuestas de partida. Nos queda la tarea de avanzar en el debate compartido sobre los aspectos particulares. Por lo pronto la inquietud, y algunas primeras líneas generales, ya están sobre la mesa. 

Arq. Marcelo G. Satulovsky, MDI

@marcelosatu